Novena Inmaculada – Segundo día

El cultivo de la vida de gracia. Al contemplar a María Inmaculada apreciamos la belleza sin par de la creatura sin pecado: “Toda hermosa eres María”. La Gracia concedida a María inaugura todo el régimen de Gracia que animará a la humanidad hasta el fin de los tiempos. Al contemplar a María experimentamos al mismo tiempo la invitación de Dios para que, aunque heridos por el pecado original, vivamos en gracia, luchemos contra el pecado, contra el demonio y sus acechanzas. Los hombres tienen necesidad de Dios, tienen necesidad de vivir en gracia de Dios para ser realmente felices, para poder realizarse como personas. Y la gracia la tenemos en Cristo. En el misterio de la Redención el hombre es “confirmado” y en cierto modo es nuevamente creado. ¡El es creado de nuevo! … El hombre que quiere comprenderse hasta el fondo a sí mismo -no solamente según criterios y medidas del propio ser inmediatos, parciales, a veces superficiales e incluso aparentes- debe, con su inquietud, incertidumbre e incluso con su debilidad y pecaminosidad, con su vida y con su muerte, acercarse a Cristo (Redemptor Hominis 10). Para vivir en gracia es necesario: orar y vigilar. La oración nos da la fuerza que viene de Dios. La vigilancia rechaza los ataques del enemigo. Vigilemos atentamente para rechazar las tentaciones que nos ofrece el mundo: el placer desordenado, la avaricia, el desenfreno sexual, las pasiones… Por el contrario, formemos una conciencia que busque, en todo, amar a Dios sobre todas las cosas.

Alcanzadme principalmente estas tres gracias: la primera, no cometer jamás pecado mortal; la segunda, un grande aprecio de la virtud cristiana, y la tercera, una buena muerte. Además, dadme la gracia particular que os pido en esta novena (hacer aquí la petición que se desea obtener).

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A ti, celestial Princesa, Virgen sagrada María, te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Rezar tres Avemarías.

Novena Inmaculada – Primer día

Hoy comenzamos la Novena de preparación para la fiesta de la Inmaculada Concepción.

Dios te salve, María, llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, Virgen singular, Virgen soberana y perfecta, elegida por Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde el primer instante de tu Concepción: así como por Eva nos vino la muerte, así nos viene la vida por ti, que por la gracia de Dios has sido elegida para ser Madre del nuevo pueblo que Jesucristo ha formado con su sangre.

Alcanzadme principalmente estas tres gracias: la primera, no cometer jamás pecado mortal; la segunda, un grande aprecio de la virtud cristiana, y la tercera, una buena muerte. Además, dadme la gracia particular que os pido en esta novena (hacer aquí la petición que se desea obtener).

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A ti, celestial Princesa, Virgen sagrada María, te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Rezar tres Avemarías.

Tu Inmaculada Concepción, oh Virgen Madre de Dios, anunció alegría al universo mundo.

ORACIÓN. Oh Dios mío, que por la Inmaculada Concepción de la Virgen, preparaste digna habitación a tu Hijo: te rogamos que, así como por la previsión de la muerte de tu Hijo libraste a ella de toda mancha, así a nosotros nos concedas por su intercesión llegar a ti limpios de pecado. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo. Amén.

Caminos que nos llevan a conocer a Dios

En una  audiencia reciente que tuvo nuestro Papa Benedicto XVI, habló sobre los caminos que nos llevan a conocer a Dios. En este conocimiento, la iniciativa es siempre de Dios, quien, como nos dice Jesús en el Evangelio a través de la parábola de la oveja perdida, va buscándonos hasta encontrarnos. Y nos sale al encuentro en tres caminos principales: mundo, hombre y fe…cada uno de estos caminos pueden llevarnos hacia el encuentro con Dios, asi, del mundo, el Papa nos dice, tomando las palabras de San Agustín : “interroga a la belleza de la Tierra,  del mar, del aire limpio y difuso…estas bellezas mutables, ¿quién las ha creado sino la Belleza Inmutable?…” Si quieres leer el artículo completo, puedes hallarlo en:

http://www.news.va/es/news/audiencia-general-el-ano-de-la-fe-los-caminos-que

 

 

 

Retiro fin de semana

Un grupo de 14 jóvenes del Centro Social de la casa de Acordada se reunieron en una casa de retiro en el DF para tener una jornada de oración y reflexión. H.Leticia Martinez y H.Cristina Mora las acompañaron. Fué una experiencia muy consoladora. Se sintieron hijas de Dios, únicas, especiales y en general agradecidas por haber tenido la oportunidad de vivirla. Se les obsequió con una biblia y concluyeron asistiendo a la eucaristía dominical

Grupo del Centro Social

Retiro Centro Social Acordada Noviembre