Inicio de curso

Misa2
Misa en la capilla México DF

En este mes varias comunidades han celebrado su fiesta de inicio de curso. Aquí presentamos memorias de las comunidades de New York, San Antonio y México DF

Misa

Misa3
Capilla México DF
Misa4
Capilla México DF
Misa5
Capilla México DF
Fiesta4
Fiesta en el Salón México DF
Fiesta3
Salón México dF
Fiesta2
Salón México DF
Fiesta1
Salón México DF
SAT Inicio
Fiesta en San Antonio TX
SAT Inicio2
San Antonio TX
NYC Inicio
New York
NYC Inicio2
New York
NYC Inicio3
New York
NYC Inicio4
New York
Anuncios

Palabras del Papa Francisco a los Obispos de USA

La cultura actual parece estimular a las personas a entrar en la dinámica de no ligarse a nada ni a nadie. A no fiar ni fiarse. Porque lo más importante de hoy parece que es ir detrás de la última tendencia o de la última actividad. Inclusive a nivel religioso. Lo importante hoy parece que lo determina el consumo. Consumir relaciones, consumir amistades, consumir religiones, consumir, consumir… No importa el costo ni las consecuencias. Un consumo que no genera vínculos, un consumo que va más allá de las relaciones humanas. Los vínculos son un mero «trámite» en la satisfacción de «mis necesidades». Lo importante deja de ser el prójimo, con su rostro, con su historia, con sus afectos.

Y esta conducta genera una cultura que descarta todo aquello que ya «no sirve» o «no satisface» los gustos del consumidor. Hemos hecho de nuestra sociedad una vidriera pluricultural amplísima, ligada solamente a los gustos de algunos «consumidores» y, por otra parte, son muchos –¡tantos!– los otros, los que «comen las migajas que caen de la mesa de sus amos» (Mt 15,27).

Esto genera una herida grande, una herida cultural muy grande. Me atrevo a decir que una de las principales pobrezas o raíces de tantas situaciones contemporáneas está en la soledad radical a la que se ven sometidas tantas personas. Corriendo detrás de un like, corriendo detrás de aumentar el número de followers en cualquiera de las redes sociales, así van –así vamos– los seres humanos en la propuesta que ofrece esta sociedad contemporánea. Una soledad con miedo al compromiso y en una búsqueda desenfrenada por sentirse reconocido.

¿Debemos condenar a nPapauestros jóvenes por haber crecido en esta sociedad? ¿Debemos anatematizarlos por vivir este mundo? ¿Ellos deben escuchar de sus pastores frases como: «Todo pasado fue mejor», «El mundo es un desastre y, si esto sigue así, no sabemos a dónde vamos a parar»? Esto me suena a un tango argentino. No, no creo, no creo que este sea el camino. Nosotros, pastores tras las huellas del Pastor, estamos invitados a buscar, acompañar, levantar, curar las heridas de nuestro tiempo. Mirar la realidad con los ojos de aquel que se sabe interpelado al movimiento, a la conversión pastoral. El mundo hoy nos pide y reclama esta conversión pastoral. «Es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie» (Evangelii gaudium, 23). El Evangelio no es un producto para consumir, no entra en esta cultura del consumismo.

Seguimos al Papa Francisco en Filadelfia

Palabras del Papa Francisco a los sacerdotes y religios@s reunidos esta mañana en Filadelfia en la Eucaristía:
“¡Cuántos jóvenes en nuestras parroquias y escuelas tienen los mismos altos ideales, generosidad de espíritu y amor por Cristo y la Iglesia! ¿Los desafiamos? – preguntó – ¿Les damos espacio y les ayudamos a que realicen su cometido?”. Por otra parte el Santo Padre reiteró que “en una sociedad que cambia rápidamente el futuro de la Iglesia, “reclama una participación de los laicos mucho más activa”, que “no significa renunciar a la autoridad espiritual que se nos ha confiado”, sino “discernir y emplear sabiamente los múltiples dones que el Espíritu derrama sobre la Iglesia”.

“El amor vence a los profetas del odio” Francisco

Extracto de las palabras que dirigió el Santo Padre en la zona cero de New York:

“Paz donde la guerra no parece tener fin. En el mundo que Dios nos dio como casa a todos. Recemos y seamos profetas de paz.

Pidamos al cielo el don de empeñarnos por la causa de la paz. Paz en nuestras casas, en nuestras familias, en nuestras escuelas, en nuestras comunidades. Paz en esos lugares donde la guerra parece no tener fin. Paz en esos rostros que lo único que han conocido ha sido el dolor. Paz en este mundo vasto que Dios nos lo ha dado como casa de todos y para todos. Tan solo, PAZ.”

IMG-20150924-WA0001

Papa critica ambición a costa de mayor pobreza en el mundo | El Universal

El Papa Francisco dijo el viernes a los líderes mundiales reunidos en Naciones Unidas que la ambición de poder y de ganancias materiales han llevado a la destrucción de los recursos naturales de la Tierra a costa de los más pobres. Expresó además que los pobres tienen derecho a educación, vivienda, trabajo y tierra. El Papa rechazó hoy en la sede de la ONU la “sumisión asfixiante” que causan los organismos financieros internacionales cuando imponen a los países sistemas crediticios “que someten a las poblaciones”.

Origen: Papa critica ambición a costa de mayor pobreza en el mundo | El Universal