Retiro de Adviento en San Antonio TX

El domingo 27 se llevó a cabo en la casa de San Antonio el retiro de Adviento. Se reunieron alrededor de 50 adultos y 17 niños para este encuentro.

Concluyeron con la Eucaristía a las 3 pm.

 

Anuncios

NOVENA INMACULADA

NOVENA A NUESTRA MADRE INMACULADA

 

Sugiero que para este año, nuestra novena se realice reflexionando la oración del Ave María.

Dios  te     salve María

Dinámica: entregar a cada una de las jóvenes una estrella con la frase de la reflexión del día. Invitarlas a que las conserven hasta el final. (Puede ser en fomi o en papel.) El último día de la novena pedirles que traigan todas las estrellas que acumularon e invitarlas a que las pongan rodeando  la imagen de nuestra Madre, como signo de que cada vez que rezamos el Ave María seguimos reconociendo a María Inmaculada como  estrella que alumbra y brilla en nuestro caminar.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén

Contemplamos hoy el candor inmaculado de nuestra Madre Celeste. Ella es la Inmaculada Concepción, la única criatura exenta de toda mancha de pecado incluso del original. Es toda hermosa. Dejémonos envolver en su manto de belleza, para que también nosotros seamos iluminados con su candor del cielo, con su luz Inmaculada. Ella es toda hermosa por ser llamada a ser la Madre del Hijo de Dios y a formar el virginal vástago del que debe surgir la Flor Divina. Por eso su designio se inserta en el misterio mismo de nuestra salvación.

Un poco de historia del Ave María

Muchos de nosotros aprendimos a balbucear esta hermosa oración dirigida a la Virgen en nuestra más temprana infancia. Otros, tal vez, la hayan descubierto ya grandes. No importa cuando haya sido que la aprendimos, lo cierto es que para todos nosotros el Ave María constituye un tesoro que recibimos y transmitimos como Iglesia. Un tesoro que, por cotidiano, no pierde su brillo; y es parte insustituible de nuestra oración diaria.

 

Sin embargo, podemos preguntarnos: ¿Comprendemos lo que decimos? ¿Gustamos las riquezas que esta plegaria contiene? 

 

Veamos ante todo cómo nació. El Ave María consta de tres partes: la primera está tomada del saludo angélico: Ave, llena de gracia, el Señor es contigo (Lc 1,28). La segunda es el saludo de Isabel a María al recibirla en su casa: Bendita eres entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre (Lc 1,42). La tercera es una invocación de origen muy posterior: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

Lo primero que advertimos es que esta plegaria tiene origen divino y humano. El ángel e Isabel fueron personajes inspirados por Dios. La Iglesia, asistida por el Espíritu Santo, completó la oración.

 

La estructura íntegra del Ave María necesitó más de un milenio para alcanzar su actual formulación. Su historia se asemeja a un pequeño arroyo que, poco a poco, va adquiriendo volumen hasta formar un río de caudal enorme. Es la expresión de la fe de generaciones y generaciones de cristianos que han invocado a la Santa Madre con esta sencilla plegaria, mitad alabanza, mitad súplica filial.

La fórmula definitiva que ha llegado hasta nosotros fue fijada por el Papa Pío V en 1568 y, hasta ahora, no nos cansamos de repetirla por su irresistible encanto y riqueza espiritual.

PRIMER DÍA

Dios te salve María

“Dios te salve María”. Estas son las primeras palabras que el ángel Gabriel dirige a María para saludarla y comunicarle una noticia, o más bien una invitación por parte de Dios: ser la madre de su hijo. El saludo es algo más que una forma de cortesía o de buena educación, es un gesto espiritual por medio del cual reconocemos la presencia de Dios en las relaciones humanas. En inglés la oración inicia con el saludo: “Hail Mary” (Hola María); en francés: “Je vous salue Marie” (Yo te saludo María); en español guardamos más la influencia del saludo romano: “salve María” (Hola María [literalmente: que tengas salud]). Saludar a alguien es romper la barrera de la indiferencia. En este caso poco importan las palabras, o lo que venga en la conversación después. El saludo judío y el musulmán son muy hermosos, porque en los dos casos está implícita la relación con Dios en el saludo. “Shalom” [Paz] para los judíos y “Salam aleikum” [que Dios esté contigo] para los musulmanes. Es decir que saludar es entrar en una relación triangular: el OtroYo, y Dios que ha hecho posible ese encuentro.

El filósofo Emmanuel Levinas nos dice que la bondad del saludo es anterior y mucho más importante que la sabiduría de la razón. Saludar es reconocer la presencia de “alguien”, ya sea conocido o desconocido, que Dios ha puesto en mi camino para relacionarme con él o con ella. Desgraciadamente vivimos en una sociedad que ha ido perdiendo la importancia del saludo. Tal vez por miedo o por un falso respeto al otro que muestra la indiferencia que tenemos ante nuestros semejantes. Una persona que nos saluda en la calle –aún sin conocernos– muestra más humanidad que alguien que tal vez tenga muchos estudios, pero que pasa ignorando nuestra existencia. Tantas maneras de saludar y de reconocer en los otros la “presencia” de Dios que me llama para servirlo: ofrecer un asiento, sonreír, estrechar la mano, tan sencillo como el “buenos días Señor”, dicho en la mañana y que inaugura el dialogo y abre las posibilidades de lo humano. “Alégrate María, porque te saludo de parte de Dios”, le dice el ángel Gabriel a María, y desde entonces saludar a alguien es motivo de alegría y de bendición, porque Dios ha hecho posible nuestro encuentro.

Imagínate cómo es la mirada de Dios sobre la mujer que Él creó y eligió para que fuera su madre: una mirada llena de amor, de predilección, de gozo y complacencia. Hasta donde te sea posible, cuando comiences el Avemaría apropia la mirada de Jesús sobre su Madre y salúdala con las palabras del Arcángel Gabriel en la anunciación (Lc. 1,28). Desde lo más profundo de tu corazón dile: “alégrate María”.

Pronunciar el nombre de María te llena de amor y de confianza. María significa la amada del Señor, Señora, estrella del mar, la que orienta a los navegantes y los dirige a Cristo. San Alfonso María de Ligorio dice que es un “nombre cargado de divinas dulzuras” y Tomas de Kempis afirma que los demonios temen de tal manera a la Reina del cielo, que al oír su nombre, huyen de aquel que lo nombra.

 

María (Recitamos todas)
Me encanta pronunciar tu nombre porque es el tuyo:

María, Virgen María, Santa María de Guadalupe.
Tu nombre ha poblado de bellas iglesias
las ciudades y las montañas.
Lo pronuncian con grandísimo amor y ternura
los jóvenes, los adultos y los niños,
Tu nombre lo llevan con orgullo santo
millones de mujeres del mundo cristiano.
Porque te aman y porque quieren parecerse a Ti.
Necesitamos de verdad en nuestro mundo
muchas Marías que tengan un corazón
parecido al tuyo.
María bendita, míranos con tus ojos de cristal,
con tus ojos purísimos de paloma,
y llénanos de tu perfumada presencia,
de tu ternura inmensa, de tu fe y de tu amor.
Dios te salve, María…
 Oración final“Señor ayúdame a no ser indiferente a la presencia de mis hermanos. Y que en el saludo que yo les dirija, sepa yo reconocer tu presencia discreta que me invita a responderte.” Amen.

Canto final: ¡María mírame! Jaire

 https://www.youtube.com/watch?v=lNrW1Y44smQ

 

SEGUNDO DIA

Llena eres de gracia

Humildad, prontitud, pudor, plegaria… ¿Qué no encontró de excelso la palabra angélica para convertirse en la primera chispa del incendio de la Encarnación?. He aquí lo que se necesita, para atraer a Jesús, vuestra adherencia a la Gracia, vuestra acogida a la Gracia, vuestro multiplicar la Gracia, vuestro aspirar a la Gracia. El cuerpo, para vivir, necesita respirar aire y tomar aliento. El alma para vivir, debe respirar la Gracia, y el mejor ejemplo es María.

 

Llena eres de gracia (Recitamos todas)
Cántaro que rebosa de la gracia, de la vida de Dios,
de su amor inefable, de su santidad.
Más santa y pura que todos los santos,
más que los querubines y serafines.
Por eso la belleza de tu alma y de tu rostro
son el encanto de tu Dios.
Y el encanto de nosotros también.
Nos colma de tanta alegría
saber que nuestra madre es tan santa,
tan bella, tan pura y tan sencilla.
Así te saludó el ángel: Llena de gracia,
impresionado de tu alma.
Dios te salve, María, llena eres de gracia…

Canto Final

https://www.youtube.com/watch?v=XWf4MUBnuw8

 

TERCER DIA

El Señor es contigo

Dios siempre está con el alma en Gracia. Dios no se aleja cuando el tentador se acerca, se aleja solamente cuando se cede al tentador y se corrompe el alma. Quien está con Dios no es que no vea el mal, más bien lo ve con más claridad que muchos otros, pero el verlo no corrompe. El unido con Dios está saturado de Dios, y cualquier otra cosa que no sea Dios queda en la superficie y no perturba el interior.

Porque Dios está con ella María está completamente impregnada de gracia, como una esponja bajo el agua. María está llena de la presencia de Dios y Dios es la fuente de la gracia. El poder del Altísimo la cubrió con su sombra (Lc 1,35), es decir, Dios descendió para habitar en ella.

María es “la morada de Dios entre los hombres” (Ap 21,3) Dios se da por completo a María, la colma de belleza, y ella, que desborda Gracia divina, la entrega a la humanidad.

 

El Señor es contigo (Recitamos todas)
Esta frase de la Biblia
siempre va después del “No tengas miedo”.
Desde que naciste Dios ha estado contigo,
porque te cuidó como a su perla preciosa,
a su rosa exquisita.
Él te preparó desde muy niña con sus manos santas
para que fueras después su Madre santa.
Todo el amor infinito de Dios
cuidando una flor llamada María.
Estuvo contigo en tus años de infancia
cuidando a la niña más bella,
más santa, más querida.
Te cuidó en la adolescencia preparando tu alma
y tu cuerpo bendito y santísimo para la maternidad.
El Señor está contigo: Te lo dijo un arcángel
y él sabía lo que decía.
Contigo estuvo en los años de tu embarazo,
dentro de tu seno, haciéndose un niño
por amor a nosotros.
Toda tu vida terrena estuvo contigo.
Y Tú estuviste con Él.
Fuiste madre, nueva Eva, corredentora.
Estuvo contigo en la cruz, muriendo junto a Ti.
También estuviste Tú con Él,
hasta que murió en el patíbulo
y pasó de los brazos muertos de la cruz
a los brazos vivos y amorosos de su madre.
Estuvo contigo en los años de tu soledad,
santificando a su madre amadísima,
para que llegara al cielo resplandeciente como el sol

y blanca como la luna.
Contigo está y estará por toda la eternidad en el cielo.
Dios te salve, María, llena eres de gracia,
El Señor es contigo….

 

 Canto  final: ¡Ahí tienes a tu Madre!  Hermana Glenda

https://www.youtube.com/watch?v=AeciWJe0PFo

 

CUARTO DIA

Bendita tú eres entre todas la mujeres.

Esta bendición que a veces decimos imperfectamente, o que quizá ni la decimos a Aquella que con su sacrificio inició la Redención, resuena continuamente en el cielo, pronunciada con infinito amor por la Trinidad. Todo el paraíso bendice a María, obra maestra de la creación universal y Misericordia divina. Aún cuando toda la obra del Padre para crear de la nada a la tierra no hubiese servido sino para acoger a María, la obra creativa habría tenido su razón de ser, porque la perfección de María es tal, que Ella es testimonio de no sólo de la sabiduría y el poder, sino del amor con el cual Dios ha creado el mundo.

Isabel fue la primera en decirle a María: “Tú eres bendita entre todas las mujeres” (Lc 1,42) Es bendita porque Dios la eligió con amor eterno, porque es la madre de Dios, porque es madre y virgen, porque es inmaculada, porque fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celeste.

Madre María, tú has sido escogida para ser la Madre de Dios el Hijo, tu mereces los mas altos honores como Reina y Señora de toda la Creación, que todas las generaciones te exalten por tu santidad. Yo me uno a ellos en su alabanza.

Bendita Tú eres entre todas las mujeres (Recitamos todas)
¿Qué es Eva comparada contigo?
¿Qué son las mujeres de la tierra junto a Ti?
Tú eres la imagen perfecta, única
de la mujer que quiso crear.
Por eso, las mujeres, si no se llaman Marías,
al menos deben serlo, parecerse a Ti
que eres el modelo preciosísimo
de la mujer cristiana.
Querer llamarse como Tú es una buena elección.
Pero parecerse a Ti debe ser su ideal.
Modelo de niña y mujer,
adorable modelo de madre y esposa.
Porque Tú pasaste por todas las etapas
del crecimiento de la mujer,
enseñando cómo se puede ser una gran mujer,
una mujer santa, un apóstol de Jesús,
y, además, una mujer feliz…
Con muy poco presupuesto, en una casita humilde,
pero donde estaba Dios,
y donde Dios está nada hace falta.
La pobre casita de María rebosaba de amor,
de santidad y de felicidad.
Dios te salve, María, llena eres de gracia,
El Señor es contigo.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres…

Canto Final: ¡Alégrate!   AIN KAREM

https://www.youtube.com/watch?v=0OVec-zxMis

 

QUINTO DIA

Y bendito es el fruto de tu vientre Jesús

Tenemos a Jesús porque treinta y tres años antes María aceptó beber el cáliz de la amargura. Bendito el vientre purísimo que contuvo al Creador.

 Tú eres el árbol de la vida y tu fruto es la comida de nuestras almas, el pan de la vida. Yo bendigo a Jesús, el fruto de tu vientre y te pido que me lleves en tu Inmaculado Corazón para que yo pueda ser fruto espiritual de tu unión con Dios. Acéptame como tu hijo, para que yo pueda ser un hijo de Dios.

María es la viña fecunda que nos entrega el mejor de los frutos, el alimento que sacia. El fruto de su vientre es fruto del amor de Dios, de la maravillosa y fecunda colaboración entre el Espíritu Santo y esa pobre jovencita de Nazaret.

Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús (recitamos todas)
Bendita la flor, bendito también el fruto.
Jesús, el amado del Padre
ha nacido de Ti como la rosa del rosal.
La rosa pertenece al rosal.
Jesús te pertenece, es tuyo, hijo tuyo,
fruto de tus purísimas entrañas.
Y Tú eres de Jesús, toda de Jesús,
pues Él, además de ser hijo tuyo,
es tu Dios omnipotente,
del que te consideras su esclava.
Jesús y Tú sois, además, de nosotros.
Jesús, porque Tú nos lo diste,
en un gesto de amor único y lleno de misericordia…
Y Tú nos perteneces porque Él te convirtió en Madre,
en Madre nuestra.
Entre las palabras que siempre meditas
en tu corazón, están éstas:
“Ahí tienes a tu hijo, ahí tienes a tu madre”.
Para nosotros esta sola frase constituye
todo un evangelio, una buena nueva.
Si Jesús es nuestro, si María es nuestra,
¿qué dificultad nos podrá derrotar?
¡Qué poco felices nos atrevemos a ser
cuando nos han dado la llave de la felicidad,
de la felicidad completa y eterna!
Dios te salve, María, llena eres de gracia,
El Señor es contigo,
Bendita Tú eres entre todas las mujeres
Y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Canto Final: ¡María Madre Mia! Hna. Zenaida https://www.youtube.com/watch?v=sQRaee77TGw

 
SEXTO DIA

 Santa María Madre de Dios

Comenzamos la segunda parte del avemaría exaltando su santidad y el gran motivo de su dignidad. La portadora de Dios es santa. Ella creyó en la Palabra del Señor y se entregó como la esclava del Señor, y gracias a eso el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Como madre alimentó a Jesús, lo protegió, lo educó. ¡Qué digna representante del género humano que le da a Dios todo el amor que su pequeñez es capaz de dar!

Nos duele escuchar: “Y los suyos no le recibieron” (Jn 1,11) pero María sí lo recibió y hoy nosotros, cultivando la vida de gracia, queremos recibirlo como lo hizo ella.
Dios es Santo y Él ha venido desde su santo santuario, para bendecirnos y salvarnos. Tú eres la madre de Jesús quien es Dios, yo te bendigo Santa María, Madre de Dios, madre de todos los hijos de Dios, mi madre.

 

Madre de Dios (recitamos todas)

Te amamos como Madre nuestra
y te veneramos como madre de Dios,
grandeza incomparable que te ennoblece
y nos llena de orgullo santo,
porque nuestra madre es también madre de Dios.
Para tan alto privilegio se requería
una Madre virgen
una virgen santa
una mártir del alma
una criatura llena de gracia
y una humildísima esclava del Señor,
que supiera decir: Hágase en Mí según tu palabra.
¿Cómo pudiste poseer al mismo tiempo
la máxima grandeza
y la más fina y profunda humildad?
Dios te consideró digna madre suya.
Aceptó ser Hijo de tus entrañas.
Te hizo grande el que todo lo puede
y tú te hiciste pequeña como una esclava
al completo servicio de tu Señor.
Madre y esclava del Señor.
Como Madre de Dios
me infundes un respeto inmenso.
Como esclava del Señor una ternura infinita.

Canto final: ¡María! Hna. Glenda

https://www.youtube.com/watch?v=s9IbcNN2ivk
SEPTIMO DIA

Ruega por nosotros, pecadores

Su maternidad espiritual se extiende a todas las generaciones, a todos los hermanos de Jesús, y ella ruega por nosotros, vela por nuestras necesidades. Como en las bodas de Caná va una y otra vez con Jesús y le dice: “No tienen vino”, y obtiene abundantes bienes para sus hijos. Ella protege con particular predilección a los más pequeños, a los indefensos, a los enfermos, a los que tienen heridas morales, a los pecadores. Vemos lo espléndida que es en los Santuarios Marianos: Guadalupe, Lourdes, Fátima, El Pilar, Loreto, Luján, Aparecida…

Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra, me declaro pecador, necesito que desbordes sobre mí tu corazón misericordioso.

Ruega por nosotros, pecadores (recitamos todas)
Somos tus hijos pecadores
Somos hijos pródigos que hemos recorrido
los senderos del pecado y del hastío.
Fuimos hijos de una madre pecadora,
antes de ser aceptados por una Madre Inmaculada.
Ruega a tu Hijo omnipotente,
Tú que eres la omnipotencia suplicante.
Ruega siempre para que no nos engañe más
el padre de la mentira.
Dile a Jesús que no tenemos vino,
que se nos ha terminado la alegría y el amor.
Pide para nosotros el milagro de la resurrección
cuando caemos muertos de cansancio y de dolor.
El que dijo ser la resurrección y la vida es hijo tuyo.
El que dijo ser la Verdad y la Vida, te llama Madre.
Entonces, suplícale que nos otorgue
la resurrección y la vida.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores…

Canto Final:! Ruega por nosotros!

https://www.youtube.com/watch?v=ej__pML6fno

 

 

 

OCTAVO DÍA

 Ahora y en la hora de nuestra muerte

En el momento presente, en todo momento presente. Cuando todo va bien y cuando no, cuando estoy en gracia y cuando no, cuando me siento bien y cuando no, en la salud y en la enfermedad, en las alegrías y las tristezas, en la luz y en la oscuridad: siempre. El “ahora” abarca toda mi vida, porque el momento presente recoge el pasado, el presente y el futuro: todo lo pongo en tus manos.

Decirle ruega ahora por mí, es decirle: te necesito siempre a mi lado María, siempre; no te separes de mí.

Así como estuviste junto a Jesús en la hora de su muerte (cf Jn 19, 27), así desde ahora te pido que cuando termine mi vida terrena estés conmigo. Si paso mis últimos días enfermo, quiero que como buena madre me acompañes de día y de noche. Al morir quiero tener un Rosario en la mano y sentir tu mejilla en mi frente, mientras me dices al oído: No tengas miedo, que no te aflija cosa alguna, ten confianza, ¿qué no estoy yo aquí que soy tu Madre?

Quiero que mis últimas palabras sean: “María, Jesús”, y que habiéndolas pronunciado me cargues en tus brazos y me pongas en los brazos del Padre. Quiero que tú me lleves con Jesús, y que al despertar allá en el cielo tenga mi cabeza reclinada sobre su pecho, y estar sintiendo tus caricias por toda la eternidad.

 

Ahora… (recitamos todas)

El día de hoy,
El día de las oportunidades de santificarnos
o de pecar.
Hoy, el día al que le basta su afán.
El único día que tenemos en las manos.
Que lo llenemos de amor y de bondad.
Ahora líbranos de caer en la tentación.
Hoy que sepamos amar a nuestros prójimos,
Hoy que no endurezcamos el corazón,
Hoy que oigamos la voz del Espíritu Santo.
Ahora, en este presente que se transforma
constantemente en futuro.
Hoy, que el día de hoy amemos, nos santifiquemos,
Seamos instrumentos de la paz de Jesús.
Hoy, en esta pequeña vida que es el día presente.

Canto Final: ¡Bajo tu Manto! Felipe Gómez

 https://www.youtube.com/watch?v=O_GCfZz5HYc

 

NOVENO DIA

 Amén

Es una palabra aramea (la lengua de Jesús) que significa fuerza, solidez, fidelidad, seguridad. Se usa para afirmar y confirmar. Decir Amén es decir que sí, que así es, que estamos de acuerdo y afirmamos con fuerza y seguridad lo que creemos. Decir amén al final del avemaría es decirle: “Sí, Madre, yo sé que cada vez que te dirijo esta oración tú trabajas en mi corazón, me estás formando, me vas modelando poco a poco, me vas ayudando a crecer en las virtudes de la humildad, la pobreza, la caridad, la pureza, la prudencia, la generosidad, la misericordia…. Sí, Madre, hazlo con toda libertad, te lo suplico: amén.”
Amén (recitamos todas)
En ese momento en el que se juega
nuestra salvación eterna.
Ese último día que sepamos decir
un último “Te amo en este mundo”
para repetirlo en la otra vida por siempre.
Ruega por los que en ese momento
no están preparados,
para que si no vivieron en gracia,
mueran en gracia de Dios
y no vayan al eterno dolor.
Ruega por los niños cuyo primer día de vida
coincide con el de su terrible muerte.
Así como lograste que el buen ladrón
se arrepintiera el día de su muerte,
consigue esa misma gracia a los pecadores
más rudos, a los que no aceptan a tu Hijo.
Une a la misericordia de Dios, tu bondad maternal
para salvarles de las garras de Satanás,
de la eterna condenación.
Ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

 

Canto final !María de mi niñez!

https://www.youtube.com/watch?v=wseEefipFQg

 

NOTA: Para finalizar cada día, se puede utilizar estas oraciones u otras devociones.

  • MADRE DE MI JUVENTUD

Dame un corazón recio para conservar la pureza.
Dame energía viril para luchar por la justicia,
para vivir en la verdad y no traicionar el Amor

Dame tus ojos limpios para ver la farsa de la vida.

Dame tu corazón grande para amar de verdad a Dios en mis hermanos.

Dame tu temple de mártir para morir en la cumbre, en la cruz contigo.

  • A NUESTRA SEÑORA DE LA SENCILLEZ

Señora, que no tengamos miedo a fracasar;
y que nuestras equivocaciones no nos asusten;
que obremos siempre con sinceridad y humildad;
que no nos creamos mejores que los mayores
y que reconozcamos nuestros ERRORES;
que seamos arriesgados
y al mismo tiempo apoyemos nuestras manos
en la de nuestros mayores;
que encontremos a Cristo, camino, verdad y vida,
y nos arrojemos en sus brazos sin miedo.
Que nuestra juventud se desborde
enriqueciendo la Iglesia.

 

Retiro de Adviento en San Luis Potosi

img_4614img_4617

img_4618img_4619img_4621img_4622img_4623img_4620

Nuestras hermanas nos comparten su experiencia del retiro de Adviento. Comenzaron el sábado por la noche con un rally realizando diferentes actividades con el tema del Adviento. El objetivo fué ayudar a las jovenes a trabajar en equipo investigando los signos y símbolos que nos acompañan en este tiempo y su significado. El domingo por la mañana iniciaron con la Eucaristía, a las 9 am, momento que ayudó a seguir reflexionando en como cuidar el corazón. Posteriormente se dirigieron a la casa de las religiosas de la Cruz SC de Jesús. El tema fué “María camina con nosotras, María recibe una Buena Noticia, la Anunciación. María comparte esta noticia: Visita a su prima Isabel. Y María celebra el nacimiento.”

Participaron 36 jóvenes. Así hermanas y jóvenes han iniciado este tiempo de gracia juntas como familia en la Iglesia.

Pre posada en la CDMX

Como muchas de nuestras jóvenes comienzan la próxima semana sus exámenes finales decidimos adelantar la celebración navideña. Por eso la realizamos el jueves 24 de Noviembre.

Comenzamos a las 8:30 pm  con una celebración en el hall, en la cual se trato de revelar el mensaje que nos trae Jesús en cada Navidad.

Invitamos a algunos de los postulantes de los Agustinos de la Asunción, compañeros de María Matilde, la prenovicia.

Pedimos posada y nos reunimos en el salón para apreciar el arte de algunas de las compañeras que nos deleitaron con una Pastorela. Y las músicas con villancicos. Seguido disfrutamos de una rica cena con tamales, buñuelos y ponche.

Terminada la cena se les presentó un foto-montaje con fotos del semestre.

Luego, romper piñatas y la entrega de bolos.

img_4578 img_4579 img_4580 img_4583 img_4584 img_4586 img_4591 img_4589

 

Jornada de Vida Consagrada

Hermanas de todas las comunidades de la Provincia se han reunido en la Ciudad de México para un curso de formación permante. En total 13 hermanas jóvenes se han congregado.

El primer día han participado de la Jornada de Vida Consagrada en la cual el principal expositor ha sido el P. Amedeo Cencini. El tema de esta jornada es: La vida consagrada: “Un testimonio de la Misericordia en la fragilidad humana”.

img_4595img_4603img_4597

 

Jornada Nacional de Pastoral Vocacional en Guadalajara

H. Indira y H. Isabel participaron  esta semana en dicha Jornada que comenzó el pasado martes y termina este viernes y se realizó en las instalaciones del Seminario Menor de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Fueron 700 religiosos los congregados. El principal exponente: Amedeo Cencini, sacerdote canosiano —de los Hijos de la Caridad.

Su planteamiento fué: En tiempos en que se difunden mensajes de violencia y se pierden los sentidos, la invitación es a regresar a una comunicación a través de la belleza. Les motivó a enseñar una fe católica sensible a la belleza.

Reflexionó sobre la necesidad de que los religiosos busquen la propia sensibilidad para encontrar su vocación.

 

Hora santa juvenil

Parte esencial de la vida en la residencia de Monterrey, se ofrecen diferentes actividades y hoy toca compartir la fe y qué mejor que ellas sean protagonistas de éstos espacios de vida, cómo ha sido la hora santa juvenil que se realizó este mes de noviembre.

Ayer participaron las jóvenes de fin de semana y de la residencia en la hora santa dedicado a Rey de Reyes a nuestro Señor Jesucristo, donde se palpa la fe, la devoción y la dedicación al encuentro con su Señor y creador.

DESDE OTRANTO…

Con el corazón rebosando de fe y alegría, vivimos la gran solemnidad de Cristo Rey en nuestra comunidad: iniciamos hermanas y jóvenes con la hora santa y después, por medio de turnos estuvimos con Jesús Eucaristía toda la noche. Hoy vivimos con intensidad la Eucaristía ” dando gracias a Dios por la FE que nos ha dado y pidiéndole al Señor que construyamos con El, el Reino de amor y justicia”. Al mismo tiempo dimos gracias a Dios por este año de la misericordia que hemos vivido, rogando por los frutos del mismo. Junto con Santa Vicenta María “Damos gracias a Dios por todo”.

 

DESDE OTRANTO…

Les compartimos que el pasado jueves 17 de este mes, las jóvenes de la residencia tuvieron una conferencia sobre “El peligro de las redes sociales”… fue una experiencia amena, de gran importancia, mostrándose  atentas e interesadas por dicho tema. Religiosas y jóvenes participamos para que juntas estemos atentas a los grandes beneficios que el internet nos tiene, como a los peligros que también conlleva al utilizarlo de forma inadecuada. Al finalizar las jóvenes dejaron escritos temas que desean tener para su formación.  Agradecemos a Dios esta experiencia y pedimos por el fruto de este momento formativo.