Experiencia misiones (Continuacion)


H. Isabel Borbón RMI

La visita pastoral de Monseñor Felipe Pozos me ayudó mucho a la convivencia con los misioneros, ya que el Obispo quiso que todos los misioneros lo acompañáramos a su visita a las distintas comunidades. Fue todo un fin de semana desde el viernes hasta el martes, me gustó mucho convivir con Monseñor Felipe, ya que lo considero una persona cercana, acogedora, atenta, simpática, bromista, interesado por el pueblo. Sin duda un pastor que conoce a sus ovejas. Pasamos varias aventuras en los viajes a las comunidades, el obispo se dejó guiar por el Espíritu que a pesar de que ya hubiera un plan en cada lugar de lo que se iba a hacer, en el momento justo llegábamos y el cambiaba todo. De manera que el pueblo se sintiera escuchado y no solo eso sino que se comprometió con ellos a varias peticiones que le hicieron. A pesar del cansancio físico que todos traíamos, nunca miré cansado  al Sr. Obispo. Me impresionaba verlo entrar a las parroquias con  frescura y jovialidad que me edificaba. Creo que ninguno fuimos capaces de seguirle el ritmo.  Lo que más me sorprendió de él, fue la manera de siempre dar las gracias, a nosotros los misioneros tanto en público como en persona. Se acercaba cada momento que podía y nos agradecía la labor que estábamos haciendo. El decía: “gracias hermanas por su esfuerzo, gracias por su trabajo, Dios les pague”. La verdad que Monseñor Felipe, no dejaba de sorprenderme, tanto por sus ocurrencias, como su manera de transmitir a Dios. Sin duda he experimentado en él a un pastor que no solo guía a sus ovejas sino que las acompaña y las cuida.

Después de la visita pastoral, nos volvimos a quedar en Bacadéhuachi ya para ir despidiendo a la gente e ir cerrando con los grupos. Fue una última semana de despedida, ya con más de 15 días ahí con las personas, la verdad que sí me costaba un poco dejarlos. Sobre todo porque se hicieron amistades, se convivió mucho con las personas. Pero les dijimos que en realidad ahora que nosotros nos fuéramos comenzaba realmente la misión. Creo que se quedaron animados en seguir trabajando y en que ellos son los responsable de cuidar su propia parroquia y su pueblo.

En estas tres semanas experimenté  el encuentro, la acogida, el compartir, el vivir, incluso el cansancio, la fatiga, pero todo con un sabor de satisfacción de que solo hice lo que tenía que hacer. El poder ver, estar, acompañar a las personas después de esta crisis sanitara que estamos viviendo y también de la inseguridad y violencia en la que este pueblo ha estado pasando desde meses anteriores, me doy cuenta de la sensibilidad que deja todo esto a las personas para acercarse a Dios de una manera más sincera y sin muchas veces pedir nada.

No puedo dejar de mencionar a los niños que salen a dar lo que tienen. De ellos aprendí a agradecer lo que tengo, lo que sea pero que Dios me ha dado. Con los adultos que en realidad participaban solo señoras, me daba cuenta como tienen ganas de renovarse, de cosas nuevas, de estar también en contacto con personas de fuera, ya que por la pandemia el pueblo se ha confinado durante mucho tiempo, no permitiendo que gente externa entrase para prevenir cualquier cosa. Con los jóvenes al principio fue un poco difícil que asistieran a las charlas. Así que como ellos no venían pues nosotras salimos a buscarlos, ir por ellos y entrar de alguna manera en su misma dinámica, jugábamos voleibol con ellos a pesar de que no sabíamos jugar para nada, poco a poco nos fuimos ganando su confianza y fue así como cada día asistían más a las pláticas, después del encuentro nos poníamos a jugar en la plaza del pueblo, ahí también ellos nos tomaban confianza para hablar de su vida y de dudas que les surgían como jóvenes.

Así es como termino mi experiencia, con un corazón muy renovado y también mucho más sensible a las necesidades de los demás. Gracias doy a Dios por haberme dado la oportunidad de vivir todo esto y seguir aprendiendo un poco más. ¡Gracias a la Congregación por la confianza y gracias a mi comunidad por el esfuerzo que tuvieron que hacer al ausentarme de la comunidad por un mes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s