Archivo de la categoría: Rincón Vocacional

Jornada de discernimiento vocacional

Este pasado fin de semana en la Ciudad de México se llevó a cabo este retiro que ya habíamos programado a nivel provincial por zonas. Cuatro jóvenes de la residencia y  tres de

la “Casita Manuel María” se reunieron el viernes 26 en la sede de Tlalpan donde está ubicada la “Casita”. Allí las esperaban H. Brigida, H. Mayra y Bertha Vazquez (MOLAVIM), con todo preparado para que vivieran una experiencia única.

El fruto ha sido que todas las que participaron han solicitado ser acompañadas y cuatro de ellas se integrarán al grupo vocacional.

Damos gracias a Dios por todo y a Uds que rezaron para que esta Jornada fuera una experiencia especial para cada una de ellas.

 

Anuncios

Expo vocacional en Monterrey

H. Leticia Martinez que está trabajando en la Pastoral Vocacional de la Arquidiócesis de Monterrey, participó hoy junto con otras hermana y jóvenes de la comunidad en una Expo Vocacional. Allí presentaron el carisma de Santa Vicenta María a diversos grupos de jóvene  que participaron. Una de la las aspirantes, Ana Guadalupe que casualmente se encontraba en la ciudad también participó con ellas y dió su experiencia como aspirante.

Retiro de Orientación Vocacional

Siete jóvenes de la CDMX comenzaron hoy esta experiencia de encuentro consigo mismas y con el Dios que las llama. Cuentan con nuestra oración como apoyo para vivir esta experiencia. Les solicitamos oren para que se abran a conocer la voluntad de Dios para sus vidas.

Comenzaron hoy viernes y terminarán el domingo 12 con la Eucaristía de Acción de gracias por los 75 años de Vida Religiosa de H. Laura Lascurain

Jornada Voc

Jornada Nacional de Pastoral Vocacional en Guadalajara

H. Indira y H. Isabel participaron  esta semana en dicha Jornada que comenzó el pasado martes y termina este viernes y se realizó en las instalaciones del Seminario Menor de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Fueron 700 religiosos los congregados. El principal exponente: Amedeo Cencini, sacerdote canosiano —de los Hijos de la Caridad.

Su planteamiento fué: En tiempos en que se difunden mensajes de violencia y se pierden los sentidos, la invitación es a regresar a una comunicación a través de la belleza. Les motivó a enseñar una fe católica sensible a la belleza.

Reflexionó sobre la necesidad de que los religiosos busquen la propia sensibilidad para encontrar su vocación.

 

CAMPAMENTO VOCACIONAL MAZAMITLA, 2016

 

“Las vocaciones nacen en la oración, y de la oración; y sólo en la oración pueden perseverar y fructificar”.

cv13

Una nueva experiencia marcó la historia de siete jóvenes deseosas de encontrarse con Jesucristo, de responder a su llamada y abrirse a su Voluntad…

Así iniciamos el campamento vocacional, Mazamitla, Jal. 2016, del 13 al 17 de junio. Con entusiasmo e incertidumbre, salimos de nuestra comunidad de Brasilia rumbo a éste pueblo Mágico: HH. Olga Castañeda, Indhira Reyes.

Las jóvenes: Isabel Borbón (Cd. Obregón), Cynthia Mailing Tellez (Brasilia), Lucero Muñoz (Monterrey), Blanca Matías (Brasilia), Palmira Santillán (Brasilia), Karina Milagros De Anda (Vicenta María) y Saraí que se integró el día martes proveniente de Guadalajara.

Llegadas a la cabaña, nos dejamos impactar por la belleza del bosque y olor a pino… todo el hermoso paisaje nos invitaba al encuentro con Dios; Nos instalamos y dimos inicio a nuestras actividades. Algo que nos sorprendió fue que desde el principio, las jóvenes se integraron muy bien e hicieron un grupo muy bonito lo cual propició un clima de confianza y libertad en el compartir.

Vivimos momentos de convivencia recreativa, compartimos experiencias de oración, momentos de encuentro personal y de reflexión, acompañamiento personal, compartimos experiencias de vida RMI, les compartimos nuestra vida y vocación como testimonio de que Jesús es el que llama y nos sostiene en todo momento en medio de nuestros temores y debilidades. Fueron días donde la fe, la experiencia de vida, el encuentro, el compartir… marcaron el camino para que todas tuviéramos un encuentro profundo y personal con el Señor que nos llama y nos ama a cada una tal y como somos.

 

Tuvimos varios tiempos de oración, pero uno de ellos, fue en la madrugada del jueves 16, cuando la sorpresa de “una serenata” las despertó a la 01:30 am. Jesús las llamaba a entregarle sus miedos y SEGUIRLE. Fue un momento emotivo donde las jóvenes, oraron y enfrentaron sus miedos viéndose a sí mismas delante de Dios. Apuntaron sus temores y dudas y los quemaron como signo de abandonarse en fe y confianza en Dios sólo. Está experiencia fue significativa para ellas porque en verdad sintieron que se abandonaron en sus manos y las impulsó a responder al llamado de Jesús con más apertura y seguridad.

Otro momento fuerte que tuvimos, fue la tarde de discernimiento la cual concluimos con una oración compartida, ambientada con dos caminos: uno que apuntaba a seguirle como RMI y otro que sólo apuntaba a seguirle desde otro estado de vida. Fue una experiencia de un verdadero encuentro profundo, apertura, docilidad y respuesta por parte de las chicas. Para nosotras una gracia el poder presenciar el paso de Jesús por sus vidas.

Así, las siete jóvenes, reafirmaron su fe en Jesucristo pero cuatro de ellas se sintieron impulsadas a seguirle como RMI y tres más a seguirle en un estado de vida distinto.

Para nosotras fue un momento de gracia el poder ser testigos de tan hermoso acontecimiento… Jesús tocó fuertemente su corazón… nosotras elevamos una de  acción de gracias por la generosidad de las jóvenes y nos sentimos comprometidas a seguir pidiendo por cada una para que sean fieles ahí donde Dios las necesite.

Mucho hay que contar pero creo que la mejor referencia es la experiencia personal de las jóvenes que han decidido a responder al llamado Jesús.

 

“Dios no llama a los capaces, capacita a los que llama”.

Llegué al campamento con un miedo muy grande, que cada día se iba apoderando más de mi corazón: el temor a no ser capaz de servirle al Señor como él me lo pedía.

Uno de los días del campamento nos pusieron una dinámica la cual consistía en sacar un papelito al azar, ahí había un mensaje de Dios para cada una de las que estábamos ahí. Saqué el papelito y ahí el Señor me habló y dijo: “Dios no llama a los capaces, capacita a los que llama”. En ese momento, entendí que Dios me quería para ser RMI.

En otra dinámica escuché la frase: “La vocación se compone de dos partes: LLAMADA-RESPUESTA. Si no hay una de las dos, no es vocación”. Eso me hizo reaccionar y escuchar a Dios con más claridad… él estaba esperando mi respuesta”.

No tenía más dudas, y decidí responderle con un SÍ a la misión que Él me estaba llamando. Desde ese día, mi corazón está lleno de felicidad y de alegría y no me arrepiento de nada.

Gracias a esta experiencia de campamento, pude discernir y definitivamente me cambió la vida. Agradezco a Hna. Lourdes por haberme invitado y a las Hermanas Olga e Indhira por todo el apoyo que tuve de su parte en esta experiencia.

Claudia Isabel Borbón.

Cd. Obregón, Sonora.

 “Nunca había vivido un campamento vocacional. Siempre había sentido una inquietud dentro de mí, algo difícil de explicar. Todo fue tan rápido y de repente, sentí la necesidad de participar en el campamento… estoy infinitamente agradecida con Dios por darme la oportunidad de vivir esta maravillosa experiencia, de sentir el llamado que Él me hacía y me sigue haciendo, el poder compartir mi vida y mis ideas con las demás chicas.  El alejarme de toda mi vida de siempre, me sirvió mucho para percibir la presencia de Dios en medio del silencio y con la colaboración de las hermanas, me fui alejando de mis miedos con las diferentes dinámicas y actividades.

En esos cinco días pude aclarar muchas dudas que tenía dentro de mí. Abrir mi corazón a Su Voluntad y decirle AQUÍ ESTOY SEÑOR, fue un encuentro único y especial, aunque dentro de mí aun percibía algo de miedo, mi corazón estaba y siegue estando dispuesto a decirle siempre SÍ. Después de esta maravillosa experiencia vivida, estoy completamente segura que mi vida ya no es la misma y que ya no seguirá siendo la misma. Ahora mis ojos ven de otra forma y mi prioridad es el Señor.

Blanca Estela Matías Contreras

Brasilia

“Haber vivido el campamento vocacional, fue algo hermoso… el lugar al que Dios nos llevó, el clima que nos quiso regalar y el mejor tiempo donde yo me sentí querida y muy amada por Él. “VEN Y SÍGUEME”, fue una frase que tenía muy presente a diario; para mí era Jesús invitándome a seguirle desde el momento en que la hermana me invitó al campamento.

Los temas fueron muy importantes en la reflexión y ayuda para que pudiera descubrir lo que realmente quería. Me ayudaron a aclarar mis dudas. Ahora, quiero seguir adelante, me siento feliz y muy contenta.

Me encantó cómo trabajaron las hermanas y la confianza que brindaron al grupo. En el grupo surgió una amistad de confianza, unidad y apoyo; el compartir fue algo muy bonito y aprendí mucho de mis compañeras y hermanas.

Gracias Hermana Olga y Hermana Indhira, Dios las bendiga.

Palmira Elena Santillán Cortés

Brasilia

“Vivir el campamento ha sido una gran bendición, me sentí muy a nada por Dios; fue como estar en uno de sus lugares favoritos rodeada de tanta belleza natural, armonía y un clima agradable.

Los temas que nos impartieron me ayudaron mucho a escuchar a Dios, distinguir su llamado y en total libertad responder y aceptar su voluntad; también siento haber crecido espiritualmente.

Definitivamente Dios habló a mi corazón a través de las hermanas que con mucho amor y paciencia, me explicaron y acompañaron en cada tema, en cada momento y claro, ni que decir del grupo de jóvenes con quien se formó una gran confianza y amistad.

En resumen, mi experiencia fue palpar la presencia de Dios y reafirmar mi llamado”. #DiosEsBuenoSiempre

 

Lucero Y. Muñoz

Monterrey

Dios ha hablado al corazón de cada una de ellas; su experiencia vivida nos llena de gozo y nos da certeza de que Él sigue llamado a más jóvenes para continuar con la obra de Vicenta María. Damos gracias al Señor por tanto bien recibido por medio de ellas, especialmente por Isabel, Blanca, Palmira y Lucero que han respondido con alegría a la llamada de Jesús y decidieron pedir el aspirantado en nuestra Congregación. Nuestra oración por ellas para que sigan firmes en su decisión.

“Que vivan bien y se saben” fue la frase de la Santa que tuvo mucho eco en el grupo. La vida y obra de Santa Vicenta María caló hondo en ellas y despertó el deseo de seguirla conociendo. A ella, a Vicenta María se las encomendamos, para que sigua intercediendo y tocando el corazón de muchas jóvenes.

Agradecemos sus oraciones por el buen fruto del campamento; no cabe duda que la oración es la mejor fuerza que tenemos y con ella el reconocimiento de que todo es obra de Dios.

 

También agradezco a Hna. Isabel Mendoza por su apoyo inicial para la realización del campamento pero por razones familiares no pudo acompañarnos en esta experiencia. De igual manera, agradezco profundamente a H. Olga Castañeda por su generosidad, por su disponibilidad, por el apoyo, por su aportación y experiencia valiosa en este Campamento Vocacional.

 

Demos GRACIAS a Dios por todo, por tanto bien recibido.

¡Sigamos orando por las vocaciones!

 

Indhira Reyes Yáñez, RMI

cv12