Archivo de la categoría: Año de la Vida Consagrada

Encuentro Vida Consagrada en CDMX

Cuatro hermanas de la comunidad de la CDMX participamos de la conferencia que Mons. Jose Ma. Rodriguez Carvallo ofreció el viernes 15 a la vida religiosa de la ciudad. El tema “Dimensión profética de la Vida Religiosa” fué expuesto con mucha claridad, motivandonos a vivirla en plenitud.

Después de la exposición se abrió un espacio para preguntas y concluímos con la Eucaristía.

Anuncios

Semana Vocacional en la Ciudad de México

Semana Vocacional

01-07 de Febrero

 

Lunes 1 Inauguración y cena de Gala  Comunidad, 8:00 pm

 Martes 2 Expo vocacional Salón de Actos, 9:00 pm

Miércoles 3 Eucaristía y desayuno Comunidad 7:45 am

Jueves 4 Hora santa Juvenil Capilla 9:00 pm

Viernes 5 Rosario 1:00 pm Vísperas 7:45 pm

Sábado 6, merienda cena y recreo  Comunidad 6:00 pm solo jóvenes  de fin de semana

Domingo 7, Clausura y desayuno Misa 8:30 pm

Visita que nos alegra…

El lunes 30 llegó procedente de San Luis Potosí a nuestra comunidad de México DF la reliquia peregrina de Sta. Vicenta María. La comunidad con un grupo de jóvenes se reunieron en la entrada de la casa para recibirla y luego llevarla al lugar preparado para ella en la capilla.

En este mes de Diciembre tan lleno de fiestas y celebraciones nos alegra recibir la reliquia y pedimos que esta visita nos motive mas a hacer vida las virtudes que a ella la llevaron a los altares, especialmente la caridad.

http://www.smilebox.com/playBlog/4e444d7a4e5441334f54513d0d0a&blogview=true

Palabras del Papa Francisco a los Obispos de USA

La cultura actual parece estimular a las personas a entrar en la dinámica de no ligarse a nada ni a nadie. A no fiar ni fiarse. Porque lo más importante de hoy parece que es ir detrás de la última tendencia o de la última actividad. Inclusive a nivel religioso. Lo importante hoy parece que lo determina el consumo. Consumir relaciones, consumir amistades, consumir religiones, consumir, consumir… No importa el costo ni las consecuencias. Un consumo que no genera vínculos, un consumo que va más allá de las relaciones humanas. Los vínculos son un mero «trámite» en la satisfacción de «mis necesidades». Lo importante deja de ser el prójimo, con su rostro, con su historia, con sus afectos.

Y esta conducta genera una cultura que descarta todo aquello que ya «no sirve» o «no satisface» los gustos del consumidor. Hemos hecho de nuestra sociedad una vidriera pluricultural amplísima, ligada solamente a los gustos de algunos «consumidores» y, por otra parte, son muchos –¡tantos!– los otros, los que «comen las migajas que caen de la mesa de sus amos» (Mt 15,27).

Esto genera una herida grande, una herida cultural muy grande. Me atrevo a decir que una de las principales pobrezas o raíces de tantas situaciones contemporáneas está en la soledad radical a la que se ven sometidas tantas personas. Corriendo detrás de un like, corriendo detrás de aumentar el número de followers en cualquiera de las redes sociales, así van –así vamos– los seres humanos en la propuesta que ofrece esta sociedad contemporánea. Una soledad con miedo al compromiso y en una búsqueda desenfrenada por sentirse reconocido.

¿Debemos condenar a nPapauestros jóvenes por haber crecido en esta sociedad? ¿Debemos anatematizarlos por vivir este mundo? ¿Ellos deben escuchar de sus pastores frases como: «Todo pasado fue mejor», «El mundo es un desastre y, si esto sigue así, no sabemos a dónde vamos a parar»? Esto me suena a un tango argentino. No, no creo, no creo que este sea el camino. Nosotros, pastores tras las huellas del Pastor, estamos invitados a buscar, acompañar, levantar, curar las heridas de nuestro tiempo. Mirar la realidad con los ojos de aquel que se sabe interpelado al movimiento, a la conversión pastoral. El mundo hoy nos pide y reclama esta conversión pastoral. «Es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie» (Evangelii gaudium, 23). El Evangelio no es un producto para consumir, no entra en esta cultura del consumismo.

Segundo día del Taller internacional para jóvenes consagrados

PROGRAMA QUE SEGUIRAN NUESTRAS HERMANAS EN ROMA

En la escucha de la llamada
8:30 hrs Recibimiento
9:00 hrs Oración matutina
9:30 hrs Saludo e introducción
S.Em. João Braz de Aviz, Prefecto
10:00 hrs Fundamento bíblico de la vocación
S.E. José Rodríguez Carballo, Secretario
A las 10:45 hrs Receso
11:15 hrs Fundamento teológico-carismático
Fabio Ciardi, OMI
11:45 hrs Fundamento eclesiológico
Mary Melone, SFA
Preguntas de los jóvenes
de las 13:00 hrs a las 16:00 hrs Tiempo libre
De las 20:30 hrs a las 22:30 hrs
Juntos para CELEBRAR
Oración de Adoración, Intercesión y Alabanza

IMG_1790 IMG_1784 IMG_1782IMG_1807 IMG_1809
Juntos en CAMINO
Vías de misión
y contemplación de la belleza

Reflexión vocacional 25 de Marzo

MARÍA DIJO SÍ

Por José María Martín OSA

  1. Amaba a Dios y por eso aceptó lo que le pedía.María hace la voluntad de Dios cuando dice “Hágase en mí según tu palabra”. María es la mujer creyente, que se fía de Dios. Recibe del ángel este mensaje lleno de confianza: “no temas, María”. María, humilde y confiada, libre y obediente es el prototipo de la mujer nueva, el principio de la nueva humanidad basada en el amor y en la confianza en la voluntad de Dios. María quiere alimentarse de la Palabra de Dios, no de otras cosas pasajeras o engañosas. Jesús no pide palabras, sino que espera de nosotros hechos, es decir demostrar que lo que decimos con los labios lo llevamos a la práctica. El que cumple la voluntad de Dios es el que de verdad vive el Evangelio. Hacer la voluntad de Dios es llevar a cabo aquello que gusta a Dios, que es de su agrado. Cuando amamos a alguien buscamos hacer aquello que le hace feliz. Al mismo tiempo, dado que Dios nos ama, su felicidad es que descubramos la vida en plenitud, no una felicidad superficial, sino la verdadera felicidad, que consiste en llegar a ser nosotros mismos. Esto nos conduce al segundo sentido de la expresión “voluntad de Dios”: hace referencia al gran plan, al proyecto de Dios para la humanidad. Dios nos ha creado para que seamos felices. Los padres que aman de verdad a sus hijos tienen expectativas con respecto a ellos. Desean que ellos desarrollen todas sus capacidades, quieren que ellos hagan libre uso de sus dones para convertirse así en adultos. Esto es aún más cierto en el caso de Dios. El desea nuestra felicidad. El proyecto de Dios no es anular nuestra libertad, sino una invitación a que nuestra libertad sea utilizada plenamente a fin de ser cada vez más, a imagen suya, capaces de amar y servir al hermano, que es el camino más directo hacia esa felicidad que todos buscamos. María no sabía muy bien lo que le pedía el ángel, pero amaba a Dios y por eso aceptó lo que le pedía.
  1. Sé feliz. Nos dice Dios.Los hombres hemos sido creados para ser felices. Aquél que es plenamente feliz tiene de verdad el derecho de decirse: “he cumplido la voluntad de Dios en esta tierra”. Todos los justos, todos los santos, todos los que han hecho el bien han sido felices de verdad. Jesús sabe que Dios es su Padre, que desea lo mejor para Él y el mundo, a pesar de las contradictorias apariencias. Por eso en Getsemaní y en la cruz se pone en las manos del Padre y dice “hágase tu voluntad”. Confía en Dios y es esta confianza la que le da fuerzas para asumir las circunstancias difíciles. Muchos no entienden lo que significa la súplica del Padrenuestro “hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. Incluso hay quien omite estas palabras, creyendo que Dios nos va a mandar cosas malas. Vattimo, en su libro “Creer que se cree”, se pregunta por qué existe la costumbre de decir “que sea lo que Dios quiera”, sólo cuando algo va verdaderamente mal y no cuando la vida nos sonríe.
  1. “Ahí tienes a tu Madre”. La Madre del Salvador es también nuestra Madre porque su Hijo en la cruz así lo quiso. Estamos muy próximos a celebrar el misterio de la Pasión y Muerte de Jesús. María estuvo allí junto a la cruz, como estuvo también con los apóstoles el día de Pentecostés. Aquel “fiat” no será sólo para un momento, sino que lo mantendrá toda su vida. María tiene una misión importante en la Iglesia porque es Madre y modelo de la Iglesia. Nuestra devoción a María debe llevarnos a su Hijo Jesucristo: “Haced lo que Él os diga”. Todo lo que tiene, todo lo que es María le viene de Cristo. María es la primera cristiana, toda cristiana, hecha enteramente para Cristo. Por eso es la mujer del futuro, la humanidad del futuro, la nueva humanidad que siempre hemos soñado y que Dios mismo soñó. Pero esto sólo será posible si vivimos cerca de Dios, confiados y seducidos por su Amor, como María.

REFLEXION PERSONAL:

A la luz de la solemnidad de la Encarnación, es conveniente revisarnos como vamos gestando en nuestra vida la preparación a la nueva vida, como desde lo más profundo de cada una, estamos dispuestas a morir para vivir, esta fiesta no es casualidad, es invitación a seguir el ejemplo más fiel de discípula y consagrada, no es decir simplemente He aquí la esclava, es decirlo con nuestra entrega cotidiana.

1.- Se acercan los días de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. ¿Cuál es el resumen de nuestra vida? ¿Servimos o nos servimos? ¿Amamos o nos dejamos amar? ¿Salimos al encuentro o preferimos que sean los demás los que nos rescaten?

2.- La cruz del Señor merece, por nuestra parte, un último esfuerzo: hay que atraer al Señor el corazón de la humanidad. ¿Cómo? Sirviendo y, además, haciéndolo con ternura, con cariño, y con fidelidad.

3.- Desertar en algo, de nuestros caprichos, comodidades e individualismos, implica el volcarnos un poco más en aquellas direcciones que nos resultan incómodas. Hacia aquellas personas que necesitan nuestra ayuda, nuestra estima o, simplemente, nuestro cariño.

4.- ¿Soy consciente de que también he de saber renunciar a algo para que la obra de Dios toque a su fin en mi?